Sonsoles Espinosa se siente en Madrid "como en una sartén hirviendo" y prefiere Barcelona