Sor María, ante el juez