Soraya Sáenz de Santamaría, la mujer fuerte de Rajoy