El Gobierno busca preservar el derecho a recibir servicios esenciales con la nueva ley