Sortu dice que la final de la Copa del Rey es una oportunidad para decir que no son españoles