Sortu, legalizada con límites