El Supremo confirma los 18 años y medio de cárcel para el hombre que ordenó rociar con ácido la cara de su mujer