El fiscal recuerda que el Supremo no encontró indicios para culpar del GAL a Felipe González