El Supremo sentencia que cuando una pareja se pega mutuamente, el castigo para él ha de ser mayor