Tensión en la primera corrida en Palma tras la ley que prohíbe la muerte del toro