Una treintena de réplicas mantienen atemorizada a la población en Melilla