Los últimos yihadistas detenidos en España estaban preparados para cometer atentados