Test para el futuro de la UE en Irlanda y la República Checa, los países díscolos