Tony Blair cree que la revolución egipcia puede extender la democracia en Oriente Medio