Trinidad y Tomás, frente a frente