Trinidad Jiménez considera un hecho aislado los malos tratos a dos presos en Irak