Twitter jugó una mala pasada al portavoz de Merkel, que confundió Obama con Osama