La UE no ve novedades en la última carta de Irán y no prevé nuevas reuniones