Estados Unidos, Afganistán y Pakistán apuestan por un "nuevo comienzo" sin Bin Laden