Estados Unidos redobla su vigilancia tras la muerte de Osama Bin Laden