Urdangarín abandona los juzgados entre gritos de "chorizo, chorizo"