Uribe dibuja una América Latina sin divisiones entre izquierdas y derechas