Urkullu no le cierra la puerta a ningún partido para pactar tras las elecciones