Valenciano replica al PNV que no hay ningún juego detrás de la impugnación