Víctimas recuerdan la masacre que precedió el golpe de Estado de 2002 en Venezuela