La viuda de Múgica mira fijamente a los acusados