WikiLeaks lucha para seguir abierta ante la creciente presión gubernamental