Wikileaks suelta más bombas diplomáticas y EE.UU. restringe el acceso a las bases de datos