Wulff pronuncia un discurso conciliador y pasa página a su complicada elección