Younes Abouyaaqoub tenía, lo que parecía, una vida ejemplar