Zapatero y Berlusconi se comprometen a solucionar los problemas de inmigración