Zapatero cambia el ritmo de su Gobierno y deja la crisis en manos de Salgado