Zapatero, broncas por todas partes