Zapatero, duro contra el PP