Zapatero dice que no es momento de desánimo y que el PSOE puede romper "el pronóstico"