Zapatero urge a un pacto de negociación colectiva al que aún le quedan flecos