Zapatero protagoniza una campaña en la que los socialistas catalanes prescinden de la cúpula del PSOE