Zapatero se reserva para el cierre mientras Rajoy quema cartuchos en Murcia