Ábalos reconoce ahora un saludo forzado con la vicepresidenta de Venezuela tras ironizar, cabrearse y negarlo