Los abertzales encaran el juicio a Otegi tras una campaña basada en presentar el proceso como un obstáculo para la paz