El abogado de Urdangarin se fía del duque