La violencia marca el final de los actos de la Diada con una protesta de los CDR ante el Parlamento de Cataluña