El acuerdo "está difícil"