El acusado por un empresario francés de matar a su mujer niega haber estado en Girona ese día