El adelanto llega a Rusia