Las administraciones ahorrarían 50 millones anuales consumiendo agua del grifo