El agresor de Rajoy, en los juzgados