El alcalde de Santiago reconoce tener una deuda con Hacienda