El alcalde más anciano de España quiere seguir aprendiendo el oficio