Los alcaldes socialistas se reivindican como "la fuente de credibilidad y confianza" del partido